Un patio verde | Colegio El Pilar
colegio, el pilar valencia, valencia, educación, concertada, infantil, primaria, secundaria, bachillerato, marianistas
58124
post-template-default,single,single-post,postid-58124,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-social-login-2.0.1,qode-membership-navigation-over-title,qode-listing-2.0,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,qode-restaurant-2.0,tribe-no-js,ajax_leftright,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,qode_header_in_grid,bridge-child,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

Un patio verde

Un patio verde

Vale, que sí, que los azulejos del trencadís ya eran verdes. Que bien, que las columnas del pabellón, e incluso las pistas de abajo le daban color esperanza a los recreos. Pero no nos referíamos a eso.

Desde hace tiempo, en el cole, fue surgiendo una idea en muchas cabezas pensantes, o en muchos corazones pensantes, que imaginaron que el patio de un colegio podía ser algo más que duro cemento. Los coles de frailes es lo que teníamos: que antes los chicotes sólo pensábamos en bajar con todas nuestras energías atolondradas a darle patadas a un balón aprovechando hasta el último segundo de desfogue del almuerzo.

El magnolio coronado
El magnolio coronado

El cole crece también estando quieto; y sí, por qué no, la conciencia social reclama nuevos horizontes más amables. Porque bien es cierto que antes ‘todo esto era campo‘ o huerta mejor dicho y la ciudad se desahogaba entre el bar Las Checas y la acequia de Mestalla por las vías del tren de Aragón.

Los ajardinamientos que tuvieron lugar en el parque de la calle Gorgos y las dos grandes avenidas que nos contienen ya nos pusieron algo de verde que contemplar desde las ventanas de las aulas pero esta vez la naturaleza vegetal ha cruzado las puertas de la tapia, para quedarse.

Los primeros Pilares de la Tierra tuvieron el honor de ser los árboles: pues en el comienzo del año 2019 tuvo lugar un hecho histórico en nuestro bien hallado colegio: el Magnolio I, apodado “El Bueno”, fue plantado en el centro del patio del colegio del Pilar y ya bebe de la tierra que un día quedó enterrada bajo la ciudad. Llamado a ser Pilar en El Pilar, ya echa raíces en el patio que es su nueva casa. “No aguantará”, dijeron algunos, incrédulos. “Se va a llevar una de balonazos…” dijeron otros, temerosos. Pues bien, no sabemos qué pasará pero sí sabemos el potencial de lo que puede llegar a ser: que crezca, que se haga grande, fuerte a base de esos balonazos, alto y frondoso y un día pueda dar buena sombra, y acoger y cobijar vida entre sus ramas. Y entonces, leer «A la sombra del magnolio» será, más que sólo el título de un libro, una realidad.

José picando piedra
José picando piedra
Plantando los cipreses
Plantando los cipreses

Nadie vive solo mucho tiempo y la compañía no iba a tardar en llegar. En el día del 202 aniversario de la memoria del fundador Guillermo José Chaminade, 22 de enero, las distintas capas de hormigón y asfalto que fueron cubriendo los suelos que han visto a tantos alumnos crecer de recreo en recreo se agujerearon como un queso emmental para acoger el coro de árboles que también iban a ser tan bien venidos y plantados.

Así quedó configurada en su primera fase esta semilla de bosque que tan bien complementa con las porterías y canastas de nuestro patio. Son 8 cipreses y otros tantos aligustres los que empiezan a estirar sus ramas hacia el cielo junto como el regio magnolio, que fue coronado de bancos. Cada uno en su alcorque y Dios en el de todos. Mañana 31 de enero, con motivo del día del árbol en la Comunidad Valenciana, serán bendecidos en presencia de todos los alumnos.

Todavía vendrán más habitantes vegetales próximamente a dar esplendor a nuestro patio.

¡Sed bienvenidos a admirarlos!

La taladradora haciendo los alcorques
La taladradora haciendo los alcorques
Salida al patio
Salida al patio
Chami con los cipreses
Chami con los cipreses

Ampliación 31 de enero de 2019:

En el recreo de Infantil y Primaria y a continuación en el de ESO y Bachillerato se procedió a bendecir los árboles del patio verde. Ejercieron los sacerdotes marianistas Paco Valls, Sm, y Paco Sales, Sm delante de todos los alumnos y profesores del colegio. Recordando a San Francisco en su Cántico de las criaturas:

Alabado seas, mi Señor,
por la hermana nuestra madre tierra,
la cual nos sostiene y gobierna
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.

El Padre Paco bendiciendo el magnolio
El Padre Paco bendiciendo el magnolio
En el recreo de Infantil y Primaria bendiciendo el magnolio