El despertar religioso | Colegio El Pilar
64283
page-template-default,page,page-id-64283,page-child,parent-pageid-15295,bridge-core-2.5.9,qode-listing-2.0,qode-social-login-2.0.1,qode-membership-navigation-over-title,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,qode-lms-2.0.1,qode-page-transition-enabled,ajax_updown_fade,page_not_loaded,qode-page-loading-effect-enabled,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-overridden-elementors-fonts,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.4,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_768,qode_header_in_grid,bridge-child,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-63899
 

El despertar religioso

Educación Infantil
El Despertar Religioso

El Despertar Religioso es el proceso por el que el niño va iniciando y desarrollando su relación con Dios.

Es un proceso…
No un conjunto de actividades de pastoral, sino un verdadero proceso, paciente y progresivo, que abarca el abanico de los primeros años de escolarización.

…por el que el niño…
El sujeto protagonista de este proceso es el propio niño. Los educadores (padres, maestros, catequistas) facilitamos, guiamos, acompañamos, somos referentes. Pero es el niño el que va descubriendo, interiorizando y construyendo.

…va iniciando y desarrollando…
Se trata de los primeros pasos para ayudar a despertar esa capacidad natural que tiene la persona de relacionarse con Dios. Primeros pasos y desarrollo: durante estos primeros años la religiosidad del niño se despliega y crece, de un modo admirable en muchos casos.

…su relación…
Es relación y es suya, del niño. La religiosidad no es un sistema de creencias, sino relación vital con Dios. El mejor servicio que podemos prestar en el Colegio es ayudar a nuestros alumnos a despertar a una relación con Dios como la que vivió Jesús: una relación basada en la confianza, la transparencia, la gratitud y la alegría que de ella brota.

…con Dios.
Con Dios, que no es lo mismo que decir con la propia interioridad, ni con la energía cósmica. Con un Dios personal, tal y como Jesús nos lo mostró. Y para eso no hay mejor modo que hacer caso al mismo Jesús, cuando dice a los discípulos “dejad que los niños se acerquen a mí”, y confiar en que él hace el resto.

.