La misión de Don Tomás

La «paraeta» del Togo
Un sueño hecho realidad (Abril de 2013)

Hace ya algunos meses, que las hermanas empezaron a soñar con la residencia para niñas en el poblado de Kpatchilé.

En Enero recibían los primeros pacientes en el centro médico social, y al mismo tiempo, Ana Mª Ausín, hermana española y alma de la comunidad de Kpatchilé, colaboraba dando algunas clases en la pequeña escuela de la zona: formación humana y religión. Aulas precarias, donde casi 300 niños acuden desde otros poblados de la región.

Las hermanas pronto se dieron cuenta de que si la infancia en Togo es difícil , sin duda son las niñas, y sobre todo aquellas de regiones rurales y empobrecidas como Kpatchilé, las que reciben la peor parte.

Niñas que tienen que quedarse en casa cuidando a los hermanos pequeños, a los familiares enfermos, limpiando o trabajando en el campo o en el mercado, dejando para unas pocas la suerte de ir a la escuela; menos de 30 en el caso de Kpatchilé.

Así que las hermanas se pusieron manos a la obra. Elaboraron el proyecto, consiguieron financiación y en tiempo record comenzaron las obras de la residencia para niñas en la misma parcela del centro médico, justo detrás de su casa.

Coincidiendo con nuestra estancia allí, colaborando en las tareas del hospital en Febrero del 2012, se colocaban los primeros ladrillos y se conseguía la extracción de agua subterránea para la fuente.

Los cimientos de ese sueño se va haciendo realidad para ofrecer un lugar donde las vivan las niñas, se les apoye en tareas escolares, se formen en una educación inclusiva e integral, respetando sus tradiciones, pero fomentando su desarrollo académico, personal y espiritual que a veces las familias no les pueden ofrecer.

Ahora sólo queda un último esfuerzo para dotar la residencia: camas, colchones, cortinas, alguna mesa, y nos toca a nosotros. El resto lo ponen las hermanas: trabajo, dedicación, esfuerzo, orientación, escucha y amor para las pequeñas, y no dudéis que de eso tienen de sobra para repartir.

Así que ya en mayo del 2013, con la ayuda de vuestra generosidad,  la casa está en pleno funcionamiento. Se ha podido acondicionar y amueblar para que las jóvenes puedan prepararse para el futuro. Apoyando a las hermanas, logramos grandes cosas. Muchas gracias

Los donativos se pueden ingresar en esta cuenta Banco SabadellCAM: 0081-1323-68-0001006704

10 años sin D. Tomás
don-tomas-dibujo-cuadrado

24 abril del 2004. 9,30 de la mañana. Sábado. Don Tomás se dispone a abrir la “paraeta”. Ha rezado con la comunidad, ha celebrado con todos la Eucaristía y tras desayunar con su “garbo” habitual, ¡a “misionar”!

Pero el 24, es un día muy especial. Don Tomás no llega a abrir la puerta. De manera fulminante deja la misión en esta tierra y se presenta en el cielo a pedir ayuda, le faltaba pedir allí, para la misión del Togo.

Han pasado 10 años. No nos olvidamos de él. Sobre todo, no nos olvidamos de lo que él tanto quería. Lo que le apasionaba, la misión de las hermanas marianistas en el Togo. Desde entonces, colaboraciones de alumnos del cole, padres, antiguos alumnos, profesores, iniciativas de todo tipo han logrado que la generosidad, la solidaridad, el afán misionero del Pilar siga creciendo. Apoyos a la educación en el colegio Adela de Kara (sala de informática); construcción del pequeño hospital de Kaptchilé en la zona más pobre del Togo, con ayuda especial a mamás que van a dar a luz y sus bebés; creación de un hogar de acogida para niñas y jóvenes de las aldeas vecinas par que puedan estudiar; materiales clínicos….y así año tras año, un colegio del Pilar hermanado con el Togo. Es que el Pilar tiene un tesoro: Don Tomás

24 abril del 2014. Jueves, en vacaciones de Pascua. 24, un día muy especial para el Pilar. ¡10 años! No nos olvidamos, don Tomás. Vamos a participar en todo lo que se organizase en tu memoria. Échanos una mano para que sigamos siendo misioneros. ¡Felicidades por tus 10 años en el cielo! Un abrazo muy fuerte para ti y, de nuestra parte, un beso muy grande a Jesús y a María.