La Mostra de Teatro inunda Primaria de cultura, arte y educación

La Mostra de Teatro inunda Primaria de cultura, arte y educación

Miércoles, 8:15 de la mañana.

Se abre la puerta del salón de actos y una seño está realizando su último ensayo con los alumnos. Ellos quizás muchas horas antes levantados y con tan sólo un vaso de leche en el cuerpo, pero ahí están una hora antes de empezar el colegio repletos de ilusión y nervios repasando cada paso, cada palabra, para hacerlo lo mejor posible en su último curso de la Primaria.

Detrás dos maestras de otro curso colocando el decorado, ese bosque que cada año nos acompaña y que por mucho que pase el tiempo siempre dará un toque especial a la Mostra y que está como si se hubiera pintado ayer. La mezcla de todo esto da vida: si en ese momento pasara alguien por ahí y no supiera de qué se trata sospecharía que algo grande va a empezar… que algo va a ser posible.

En la sala de profesores dos seños más imprimiendo la hoja de la semana, conversando sobre todo lo que hay en ella. Es mucho, pero sus rostros expresan orgullo de saber lo que llevan entre manos, de hacerlo posible. Yo mientras con nervios, también levantada muchas horas antes, dejando todo arreglado en casa para ser puntual y poder estar disponible para todos… ojalá no falle la luz, el sonido, que lleguen a tiempo los chicos de mantenimiento, Álex para grabar (un informático en el colegio que entiende de educación, qué suerte tenemos)… nervios a flor de piel por hacerlo posible. Van apareciendo por la sala, pasillos y salón de actos más profesores y todos ellos ofrecen su ayuda para cualquier minuto y en cualquier situación. Me enorgullece palparlo así y ver que todo es posible.

Desde el cristal de detrás del salón de actos se ven entrar a los primeros alumnos disfrazados, repletos de felicidad, y sus orgullosos padres sacan los móviles como si de la última foto se tratara. ¡Todos viviendo el momento como algo excepcional!… y es posible. Tres días intensos, 544 alumnos han pasado por el escenario, y con ellos sus nervios, miedo, ilusión, seguridad… todo fortalece y todo hace crecer. Impresiona verlos declamar y representar; al tímido que se deja la piel en el escenario, al que no para en clase y que se desvive para que todo salga bien, al que le supera la situación y hace todo por disimular. En fin, educando el interior y haciendo todo lo posible para fomentar el esfuerzo, la superación, la espontaneidad, la empatía, la complicidad con los compañeros y la creatividad. Y sin duda algo muy especial: ver a Carlos en el escenario, a Blanca, Javi, Andrés, Roberto, Miguel, Laura, Cristina, Julia, Jesús, Silvia, Manel… no pararía de nombrar hasta finalizar con todos ellos. No son 544 nombres sino que son cada uno de nuestros alumnos y su historia en escena. Esa historia de la cual cada uno de nosotros ayudamos a completar.

Arriba en cabina, según pasan las horas y los días vamos perdiendo el miedo y la tensión, el calor del compañerismo es el mejor ingrediente para ello. Y así lo vivimos.

Todo salió espectacular y un año más hemos disfrutado de un proyecto colegial que nos hace únicos y que en nuestras manos está mantenerlo vivo para hacer cultura, historia colegial y que los que vengan por detrás sigan haciéndolo posible. Declamar el amor a los abuelos, reactivar los clásicos con Blancanieves y sus enanitos, las simpáticas poesías del Abezoo, el gran lío con el abecedario, las poesías de importantes pintores y finalmente Edelmiro II con su dragón Gutiérrez que tanto nos hizo reír y saltar de emoción a todos… CULTURA, ARTE, EDUCACIÓN en un mismo frasco… que dentro de un año volveremos a destapar y HACERLO POSIBLE.

FELICIDADES PRIMARIA,

Reyes, directora de Primaria

Los de 2º Primaria hicieron una versión de Blancanieves y los 7 enanitos