Tres iconos

Muchas personas han sido y siguen siendo referentes del colegio. Se les recuerda con cariño y hasta con veneración. Profesores, personal de servicio… hombres y mujeres, todos han ido dejando parte de su impronta en este cole contagiados del mismo carisma, y así poco a poco gracias a estas personas se ha ido construyendo este colegio. Y sigue.

Queremos presentar a tres de entre los grandes referentes de este colegio, que por su vida y su obra han sido vero iconos, es decir, verdadera imagen de Dios, y causa de admiración: un sacerdote, un religioso y un laico.

  • Bto. Santiago Gapp, Sm

    Jacob Gapp (Wattens, Austria, 1897) fue un religioso sacerdote marianista, profesor y capellán de nuestro colegio. Perseguido por el régimen nazi de Adolf Hitler por su crítica contundente a las teorías racistas de los nazis, tuvo que refugiarse en la comunidad de nuestro colegio por unos años. Fue traicionado y apresado por la Gestapo y murió mártir en 1942.

  • Vble. Faustino Pérez-Manglano

    Faustino fue alumno de nuestro colegio. Nació en Valencia y estudió en el Colegio del Pilar. Le diagnosticaron la enfermedad de Hodgkin, una dolencia incurable en aquel momento. Fue declarado Venerable.

  • Tomás Sánchez, Sm. ``Don Tomás``

    Don Tomás Sánchez, s.m. (+ 24 abril 2.004) ha sido un sembrador de semillas misioneras en el Pilar. Con su paraeta ha creado en cientos de niños, jóvenes y adultos el gusanillo misionero. En esta ventana abierta queremos presentar las misiones marianistas a través del mundo y, en concreto, el trabajo misionero de Don Tomás que el Colegio quiere continuar, el apoyo a la misión de las hermanas marianistas en el Togo.

El Beato Santiago Gapp Sm, víctima del régimen totalitario nazi

Santiago Gapp era un sacerdote marianista austriaco que en 1942 llegó a Valencia como profesor del Colegio. Venía huyendo de la Gestapo, la terrible policía nazi que lo perseguía. ¿Por qué? Por decir que no se podía ser a la vez católico y nazi. En España nada podían hacerle los nazis.

Y lo engañaron. Se presentaron dos individuos en el colegio diciendo que eran judíos que huían de Berlín y querían hacerse católicos. Todo el verano de 1942 vinieron a recibir catequesis. En un fin de semana de noviembre le invitaron a subir a San Sebastián… y le convencieron dar un paseíto en coche hasta Francia -¡hacía un día tan hermoso!-. En Hendaya, en la Francia ocupada por los alemanes, cayeron las máscaras: – Somos de la Gestapo, queda usted detenido por traidor…

No, no lo mandaron a una cámara de gas. Le hicieron un juicio que duró 9 meses y lo guillotinaron. ¡Qué ejemplo más hermoso de entereza dio en esos meses! Los meticulosos alemanes conservaron todas sus palabras.

“Yo no hablé mal de Alemania a los españoles, pero no quería que los españoles tan católicos se dejaran engañar con las doctrinas nazis”

Y ¡qué dos cartas más maravillosas escribe antes de morir! Los que quieran pueden pedirnos un folleto en que se relata todo esto… ¡Impresionante!

Faustino Pérez-Manglano
Faustino con su madre y su hermana
Capilla de Faustino

Nuestro 2º icono es un chico de apenas 16 años. Es el antiguo alumno más famoso del Colegio. Su biografía existe en 12 idiomas. Lo conocen hasta donde no hay marianistas. Y tenemos sus restos en la capilla pequeña, que llamamos con su nombre: la capilla de Faustino (Pérez-Manglano Magro).

Un chico alegre, normal, amigo del deporte y de la naturaleza… Pero ¡qué maravilla amistad fue creando con Jesús y la Virgen! Un icono –una ventana- para ver lo maravilloso que sería que le imitaran muchos…

Uno puede preguntarse por qué atrae tanto. Por su sencillez, su normalidad, su alegría como cristiano. ¿Queréis conocerlo más de cerca? Pidan su biografía: “Tal vez me hable Dios”…

Y pasamos al tercer icono: un marianista a quien muchos llamaban «DonTo» –don Tomás Sánchez.

Profesor de primaria, original, entusiasta de las misiones. Por sus achaques no pudo ir a misiones como le hubiera gustado. Decidió ser misionero de retaguardia. Con su carrito para sostenerse pasaba por las clases cada semana mendigando para el Togo, vendía chuches en una paraeta en el patio…

Murió de repente, pero su recuerdo y su trabajo sigue… y las Hermanas marianistas del Togo pueden hacer el bien gracias a la tradición de ayuda que ha dejado aquí: las seguimos sosteniendo.

Una profesora de infantil, Emma Gimeno, hizo un álbum para niños con su vida. (Me temo que esté agotado). Y si queréis una biografía de él para mayores…

Valencia. Principio de curso. Presentación del Colegio a los padres de los nuevos alumnos en la primera reunión por cursos con ellos.

Y conviene repetirlo cada curso en las  reuniones por clases… ¿Cómo se les presenta el Colegio en cuanto católico? Me parece una cuestión importante. Una solución -fácil y en el fondo cobarde- es no decir nada, porque “ya lo saben”. O sencillamente: “Ya saben ustedes que nuestro Colegio es católico y que enseñamos según la doctrina de la Iglesia. Les preparamos para…”.

Sí, sí… todo eso nuestros amables padres de familia ya lo saben. La gran mayoría son católicos, no muy practicantes desde luego, pero buena gente. No se opondrán a nada, pero ¿basta?

Queridos papás y mamás: este Colegio es católico y sus tres iconos nos dicen cómo podemos serlo.

Santiago Gapp es la coherencia: si soy católico tengo que serlo en serio, sin miedo, sin rebajas;

Faustino nos revela la inmensa alegría de ser amigo de Jesús y de María;

y Don Tomás nos impide olvidar que los demás, los más pobres, existen y es una felicidad ayudarles.

En realidad los tres hicieron esas tres cosas… cada cual a su estilo.

Este es el catolicismo que queremos inculcar a vuestros hijos –con vuestra ayuda. Los queremos coherentes, alegres y solidarios. Pero necesitamos hacerlo juntos… De paso, os recuerdo otro icono. Cuando lleváis o venís a buscar a vuestros hijos por  la puerta grande del patio, allí está la silueta de la Virgen del Pilar. No temáis decirle: “Virgen María cuida a mis hijos”. Porque Ella está siempre en una educación marianista.

¿Es difícil? No, y es más concreto. Gracias. ¡A rezar!

 

                                                                                                              José María Salaverri sm

                                     Valencia, 8 de septiembre de 2016

                                               Cumpleaños de la Virgen