Experiencia Solidaria de alumnos de bachillerato en La Línea

Experiencia Solidaria de alumnos de bachillerato en La Línea


Un grupo de 23 alumnos-as de 1º de bachillerato ha realizado una experiencia de servicio en el barrio de La Atunara, La Línea de la Concepción (Cádiz) durante 16 días desde el 29 de Junio al 14 de Julio.
        Nos hemos alojado en unos locales de la Junta de Andalucía cedidos a la Asociación CEMSO, vinculada a la Parroquia marianista de Ntra. Sra. del Carmen del barrio de pescadores de La Atunara.La linea 2013 1 a
        Como responsables de la experiencia han acompañado a nuestros chicos-as Lucio Bezana religioso marianista capellán de secundaria y bachillerato,María Delage,responsable del programa Magnificat y Lucía Lara y Nuria Pereda  antiguas alumnas de primer año de universidad participantes del programa “ Magnificat”  .
        La actividad se enmarca dentro del programa de voluntariado “Magnificat” que se desarrolla en 1º Bach.
        Las actividades de servicio a los demás que hemos desarrollado han sido variadas y las hemos desarrollado en tres Asociaciones: Asansull(21 voluntarios) Hogar Marillac (12 voluntarios) y CEMSO (6 voluntarios).
 
La linea 2013 2 a
    
    Asansull es una Asociación Pro-Personas con Discapacidad Intelectual, dependientes en todos los niveles y edades. Los voluntarios han participados en cinco campos distintos:10 en la escuela de verano para niños de educación especial, tres en la residencia de ancianos, dos en el centro ocupacional, tres en el centro de día y tres en el centro de menores.
        El Hogar Marillac regentado por las Hijas de la Caridad atiende a 15 enfermos de sida, entre 20-50 años, sin recursos económicos ni sociales, procedentes de  familias desestructuradas y politoxicómanos. Lo primero que hicimos fue conocer la realidad de estas personas que nos ayudó a eliminar tópicos que nuestra sociedad tiene sobre este colectivo. Tuvimos un encuentro con ellos y sus monitores y educadores divididos en dos grupos. Tanto impactó este encuentro que la mitad de nuestros chicos-as voluntaria y libremente se animaron a dedicarles  alguna tarde de voluntariado.
     La linea 2013 3 a   CEMSO organizó una escuela de verano para los niños-as del barrio de la Atunara. Participaron cuatro voluntarios de los nuestros ayudando en las distintas actividades.
        El lema de la experiencia era “DIBUJANDO SONRISAS”. Hemos pretendido que fueran cercanas, acogedoras y abiertas a través de nuestros gestos, miradas, palabras…. Y reflejarlas sobre las personas con las que hemos convivido, empezando por los compañeros-as del propio grupo y siguiendo por las personas que hemos conocido de La Línea.
        El horario marco que teníamos era el siguiente: 8,30 levantarse, 8,50 Desayuno, 9,15 Buenos días Mundo (Motivación del lema y breve oración), 9,30 servicios comunes, 10,00 voluntariado, 14,00 comida y descanso, 15,30 voluntariado, 16,30 Playa, 18,00 Merienda y Duchas, 19,30 Diario personal y evaluación del día, 21,30 Cena, 22,30 Actividad de la noche(Dinámicas de grupo, temas sociales, cineforum, juegos).
        Otras actividades extras fueron la visita a Gibraltar, la excursión a Bolonia (visitamos la ciudad romana de Baello Claudia) y Tarifa que al hacer viento de Levante por poco salimos volando)
        El lugar, La Línea, el Estrecho de Gibraltar, el mar, las gentes sencillas, los pescadores… todo ha ayudado a disfrutar de la experiencia. Tuvimos la suerte de que Lucio hubiera vivido cuatro años en el barrio y nos facilitara la piscina después de cenar, la barbacoa de pescaito de sus amigos, la cena de pescaito frito.
        El ultimo fin de semana nos fuimos a Cádiz donde pudimos descansar, disfrutar de un día de playa, conocer la tacita de plata y evaluar la experiencia. Los marianistas de San Felipe Neri nos facilitaron la estancia y la cena de despedida.
En resumen, ha sido una experiencia inolvidable  que nos ha llegado al corazón y que nos ha hecho experimentar qué es lo importante en la vida, que se es más feliz dando que recibiendo, que todos podemos hacer mucho por los demás y que los niños, ancianos, discapacitados, los sencillos y necesitados nos dan mucho más de lo que les podamos dar nosotros.
La verdad es que hemos vuelto muy satisfechos. Además de pasarlo bien con los compañeros, hemos aprendido a valorar lo que tenemos, a no quejarnos por “tonterías”, que se puede vivir feliz sin televisión, play y todas las comodidades a las que estamos acostumbrados en nuestras casas. Y, sobre todo, hemos descubierto que somos muy felices “dibujando sonrisas” en las personas que nos rodean. Nosotros hemos ido a ayudarlos, pero hemos recibido muchísimo más de lo que hemos dado: en todo momento nos hemos sentido queridos, y eso ha sido el mejor regalo que hemos podido recibir.
Damos gracias a Lucio y María, Lucía y Nuria por facilitarnos y ayudarnos a vivir todo esto y a tantas personas como los marianistas de La Línea que no escatimaron en darnos todo los que les pedimos.
      Que el tiempo de vacaciones nos ayude a todos a interiorizar y asimilar por dentro todo lo vivido.